Skip to content

CONÓCENOS

Un territorio natural que nos une

Nuestra denominación de origen se prolonga en el espacio físico entre la frontera de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha y la Región de Murcia. En el primero, encontramos los municipios de Hellín, Albatana, Fuente Álamo, Ontur, Montealegre del Castillo y Tobarra, y el séptimo municipio que da nombre a la Denominación de Origen es Jumilla, perteneciente a Murcia. 

Estos siete municipios conforman una comarca natural, la DOP Jumilla, con características de clima, suelos y variedades que la diferencian de otras denominaciones de origen vecinas o cercanas. Un espacio donde la cultura del vino trasciende las fronteras desde hace miles de años.

Orografía

La particular orografía de la DOP Jumilla se refleja en el carácter de sus vinos. Todos los viñedos se encuentran entre 400 y 900 metros sobre el nivel del mar, entre una gran cantidad de sistemas montañosos hace que la disposición y altitud de los viñedos sea muy variada.

Clima continental-mediterráneo

Clima muy característico denominado continental-mediterráneo que se caracteriza por ser soleado, con más de 3.000 horas de sol al año y árido. Solo se registran alrededor de 300 mm de lluvia por año. La temperatura media anual es de 16º, con inviernos fríos que alcanzan temperaturas bajo cero y veranos calurosos que superan los 40º.

Suelo calizos

Los suelos de la DOP Jumilla son calizos, con abundante carbonato cálcico y pedregosos, en general tienen una gran capacidad hídrica y una permeabilidad media, es decir, retienen muy bien el agua, lo que permite que las cepas sobrevivan en condiciones de sequía prolongada. Dentro de la DOP Jumilla encontramos viñedos denominados autoportantes o prefiloxera ya que, gracias a las características de clima, orografía y suelos, la propagación de la filoxera, que ataca las raíces de las cepas, no logró extenderse como lo hizo en otros lugares. Estos viñedos son un patrimonio único de la región.

Reina Monastrell

Si hay algo que caracteriza notablemente a la DOP Jumilla es su variedad de uva reina, la Monastrell. Es la variedad autóctona de la zona, la que ha perdurado a lo largo de los años y la que consigue traducir todo el terruño en una copa de vino: el fiel reflejo de los suelos, el clima, la orografía. Además, en la DOP Jumilla se cultivan otras variedades con resultados excelentes.