Skip to content

CULTURA DEL VINO

Enoturismo

Conocer la Denominación de Origen más consolidada por la calidad de sus vinos del Sureste Español significa perderse por paisajes misteriosos, viñedos únicos, y encontrar una gente abierta, optimista y muy hospitalaria. Así es el carácter de las gentes que habitan en los territorios de la DOP Jumilla, que comprende seis municipios de Albacete; Hellín, Fuenteálamo, Ontur, Tobarra, Albatana, y Montealegre del Castillo, y Jumilla, el único municipio que pertenece a la Región de Murcia.

La DOP Jumilla le permitirá sumergirse en la cultura, tradición y costumbres de un territorio vitivinícola de profundas raíces. Visitar sus bodegas y conocer el proceso de elaboración del vino paso a paso. Pasear por viñedos y parques naturales, alojarse en un entorno rural y degustar la deliciosa gastronomía de la zona. Recorriendo los diferentes municipios que la componen, tendrá la oportunidad de conocer un patrimonio histórico, cultural y natural de alto interés.

Milenario

EL SABOR DE UN LEGADO
NO SE PUEDE IMITAR

En el 713 d.C., los árabes llegan a Jumilla y comienzan la construcción de su fortaleza sobre las antiguas ruinas romanas del Castillo de Jumilla. El asentamiento árabe duró cinco siglos hasta que en 1243 pasó a integrarse, junto con la taifa de Murcia, a la corona de Castilla. No fue hasta el año 1461, cuando el Marques de Villena levantó la fortaleza tal y como la conocemos hoy: con estilo gótico, tres pisos, sótano y terraza con escudo de armas.

Yacimiento arqueológico ubicado en Hellín, una muestra más de los tesoros que aguardan en el territorio de nuestra Denominación de Origen. El Tolmo de Minateda dominaba el paso de la zona costera del sureste al interior de la Meseta, accesible a través de la vía romana Complutum-Carthago Nova, Carthago Spartaria-Toletum en época medieval.

Declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1988. El conjunto de Pinturas Rupestres está compuesto por casi 400 figuras humanas y de animales, cuyos orígenes se remontan entre los años 6000 y 1500 antes de Cristo. Predominan escenas de caza, así como la temática faunística.

El territorio que comprende la DOP Jumilla cuenta con gran riqueza patrimonial, cultural, arqueológica y natural.

No sólo es visita obligatoria conocer el Museo del Tambor de Tobarra, con tambores de todo el mundo, o el Museo Arqueológico de Jumilla, una maravilla que no se puede perder el visitante en su paseo por esta ciudad de vino, antes o después de subir al Castillo de Jumilla que custodia a la ciudad desde lo más alto.

Lugares que hoy se han convertido en parques arqueológicos de referencia como El Tolmo de Minateda, en Hellín, dejan constancia del paso de las civilizaciones en esta zona de transición entre la meseta y el Mediterráneo, desde la Prehistoria, y, pasando por los íberos que integraron en su cultura el cultivo de la vid, tal y como se ha podido contrastar en el yacimiento de Coímbra del Barranco Ancho, en Jumilla uno de los más importantes poblados íberos del mundo. 

Un sinfín de planes

Un sinfín de planes, y rutas de senderismo y bicicleta por los maravillosos paisajes de esta Denominación de Origen; un paseo hasta lo alto del Parque Natural de la Sierra del Carche, el recorrido de las huellas de dinosaurios, o la visita a las Minas de Sal de Montaña, que se puede complementar con la visita a los campos de arroz de Calasparra, una Denominación de Origen hermana de los vinos de Jumilla, pues comparte el territorio de Hellín, y además, con las DOP Queso de Murcia al Vino, la DOP Pera de Jumilla, o la DOP Azafrán de la Mancha, se da ya una muestra de lo rica que es la gastronomía de la zona.

Enoturismo-Carche-primavera2018
icnitas-gavilanes
enoturismo-arrozal

Hablar de Jumilla es hablar de enoturismo

Hablar de Jumilla es hablar de enoturismo; combinar las actividades de descubrir esta parte en el interior de España con las visitas a bodegas, es una experiencia que nadie debería perderse y que avala la milenaria tradición vitivinícola de la zona. Pasear por viñedos, participar en las diversas actividades que organizan las bodegas para los visitantes, y por supuesto, catar y beber los excelentes vinos de la DOP Jumilla es un verdadero placer que trascenderá a la visita a estos territorios, pues los vinos de esta Denominación se encuentran presentes en cada carta de restaurante, cada país del mundo, y cada casa de todo buen Wine Lover.